Se dice que fue el propio Win Butler el que pidió que se tocara The Last Time su grupo Arcade Fire para la actuación con Mick Jagger. Al fín al cabo, es donde se sacó Bitter sweet symphony