Issac Slade, el líder y cantante de un grupo de Denver que prometía mucho como eran The Fray se sentía molesto e inquieto, porque nadie entendía que su canción ‘Heartbeat' fuera mal interpretada.

La canción es un grito desesperado en contra de la gran tragedia de los genocidios en Ruanda, con los que Slade estaba muy identificado por algunos familiares.

Hasta tal punto que viajó al mismo corazón de Ruanda y fue atendido y presentado al presidente ruandés Paul Kagame, que agradeció que The Fray pudieran hacer una canción sobre aquella tragedia. Para que el mundo olvide la tragedia de un pueblo.

‘Heartbeat' está metida en el discreto tercer álbum de The Fray, titulado precisamente “Scars and stories”, un título que da a entender la aventura de Slade. El álbum ha sido producido por Brendan O´brien y suena diferente a los discos de The Fray.