rs-02-05-2013-staplescenter-1

Charlie Watts y Mick Taylor, esta mañana, en el Staples Center.

Los se han pasado con el precio de las entradas y ahora lo pagan. De todos su conciertos que van a hacer en los Estados Unidos, ninguno tiene “sold out” y para el de esta noche en el Staples Center de Los Angeles es un fracaso. Han tenido que bajar el precio de las entradas.  Al menos no a precios de hasta 600 dólares la entrada.

Tres semanas después de que las entradas salieran a la venta, y un día antes de que la banda británica se suba al escenario el viernes, el Staples Center de Los Ángeles estaba lejos de colgar el cartel de “no hay entradas” para el recital “50 and Counting”.

Las ventas de entradas de segunda mano StubHub tenían más de 500 tickets disponibles 24 horas antes del concierto, Good Seat tickets dijo que estaban reduciendo la reventa en un 40 por ciento y Epic Nation lanzó un código de descuento del 10 por ciento.

La veterana banda de rock anunció en su página web oficial esta semana que sacaban un número adicional de entradas a unos 85 dólares, el único precio que se vendió rápidamente para el concierto del 3 de mayo.

Según la propia web de los Stones, algunas de las entradas a 85 dólares estarán entre las mejores disponibles en el “Tongue Pit”, y otras estarán repartidas por todo el recinto. Los compradores recibirán la notificación de la ubicación de sus entradas el día del concierto.

Los promotores del concierto AEG negaron que estuvieran bajando el precio y explicaron que pensaban que eran entradas de visión reducida hasta que se montó el escenario con forma de labios y se comprobó que no. Mintiendo como bellacos.