EL FRACASO DE MYSPACEEl problema de Internet es que en esta sociedad tan reaccionaria y en plena recesion económica, los anunciantes siguen despreciando a todas las páginas web del mundo. Ni siquiera los viejos ejecutivos se dan cuenta  de la evolución social de este mundo.

Y, aunque parezca mentira, hasta a MySpace ha anunciado perdidas de más 150 millones de dólares, tan sólo en este primer trimestre. Se calcula que, a final de año perderá unos 900 millones de dólares.

La situación es tan grave que el pasado mes de febrero ya expulsaron del despacho de ejecutivos a un “halcón” llamada Owen Mc Natta. El terror a un desplome cada día se agrava más.

Quiero decir, porque lo sufrimos en nuestras propias páginas, que llevamos perdiendo dinero con plasticosydecibelios.es desde su fundación, hace ya casi unos catorce años. Personalmente, me ha costado una fortuna.

Solo ahora empieza a dar un poco de dinero, sólo un poco. Y esto si que es sólo amor por la música. Por eso, cuando leo exigencias en los comentarios, no puedo nada más que soltar la ira y dan ganas de cerrar la página y… a la mierda.

[ad#adsense-250×250]¿Por qué, a pesar de las exageradas perdidas no se cierra MySpace?. Por la sencilla razón de que es el capricho y el “invento” de “la China”, como así llaman a la bruja china, madame Wendy Deng, la actual esposa de Rupert Murdoch, el gran dueño de la mitad de los medios de comunicación del mundo.

Cuando se casó Wendy, una ejecutiva de su compañía, con 30 años, su jefe Rupert Murdoch tenía 68 . Le saca 38 años. Tienen hasta dos hijos. Una de las “brillantes” ideas de Wendy fue comprar a los inventores de MySpace  su capricho, por la bonita cantidad de 580 millones de dólares. Ahora Murdoch  tiene un problema grave con son sus accionistas, que de momento los detiene, con la defensa de los millones y millones de páginas vistas, aunque Facebook le ha comido el terreno.

De todas formas, la redes sociales ya no tan “cool” como lo eran hace unos años. Cualquier imbécil se cree importante y, al final, eso n0 funciona.