Extraña sesión de fotos para el album de 1971, Sticky Fingers, que era my importante para los Stones, el primero que inaguraba el sello Records, distribuido por Atlantic. Las fotos de Peter Webb de aquella sesión se encontraban perdidas desde hace 39 años.