Suyo es uno de los libros de fotos rock más interesantes de los últimos tiempos: “All Access”. Nos referimos a Ken Regan, que  obtuvo una gran reputación en el mundillo no solo por sus fotografías espléndidas que retrataban a rockeros en momentos relajados o personales sino, sobre todo, por su honestidad y falta de malicia para con los retratados.

En 1974 hizo fotos de un concierto de Bob Dylan en Chicago, y al final del mismo Bill Graham – el célebre promotor de conciertos-, le indicó que no podía utilizar varias que tomó al público, en las que salía una señora mayor rodeada de adolescentes. A Regan le gustaba precisamente ese contraste de imagen.

“En la segunda fila estaba esa mujer de unos 60 años, pelo gris, rodeada de todos esos adolescentes. Y ella estaba poniéndose de pie, aplaudiendo y animando, era una gran fotografía por el contraste entre ella y los chicos”, comenta Regan.

La mujer resultó ser la madre de Dylan, de ahí la advertencia de Graham. Ken Regan, por respeto, renunció a publicar esas fotos que le gustaban y dio otras a la revista Time que publicó un reportaje fotográfico de 3 páginas.

Un año después fue Dylan personalmente el que le llamó para que tomase fotos de la gira Rolling Thunder. Dylan se enteró de lo de la historia de las fotos de su madre y supo que podía confiar en ese fotógrafo. Dylan le proporcionó un acceso a su vida hasta el momento sin precedentes. Regan hizo el tour entero y regresó con casi 14.000 instantáneas de la gira.

“Me decía a mi mismo: ‘esto es como un sueño', tener este acceso a Dylan que nadie ha tenido antes. Él salió de su concha durante toda la gira”. Y de ahí sacó Regan el título para su futuro libro.Poco después, ha habido una segunda parte.

Fotos de Dylan, Rolling Stones, Madonna, Johnny Cash, Jimi Hendrix, Beatles es lo que se puede ver en “All Access”. Fotos que presentan a sus protagonistas en un plano más íntimo, personal y definitivamente más humano, aunque también hay expresivos retratos de las estrellas del rock en plena actuación. Regan no es el fotógrafo del glamour, es más profundo, sus fotos atrapan mucho de la persona sin olvidar al artista.

El libro, de 300 páginas, llega hasta el 2010, pero contiene sobre todo fotos de los años, 60, 70 y 80. Keith Richards ha escrito el prólogo del libro. “Para capturar un momento necesitas algo más. Tienes que conocerlo antes de que ocurra. Para sentirlo… Quizá como escuchar una canción antes de que haya sido escrita. Todo lo que sea sentido intuitivo, lo tiene este amigo de mío de hace tantos años”.

Mick Jagger ha escrito una introducción laudatoria que hace ver que Regan no ha tenido ningún problema para conseguir la participación e implicación de los artistas.

También señalar que el epílogo le ha correspondido al cantautor James Taylor: “además de ser un fotógrafo maravilloso, es el tipo de persona en la que puedes confiar para que tome fotos de tu familia y no preocuparte de que las enseñe mal. Las fotos que toma son honestas porque confiamos en él, podemos ser nosotros mismos a su lado. Él es uno de los nuestros”.