Con lo difícil que es vender discos, cada vez los rastros de la promoción son más extraños. Póngase por caso el de , que estarán actuando durante una semana, en un pub de Londres, tan parecido como cuando aparecieron los Rolling Stones.