Esta es Florence Welsh, sentada en la misma cama  en que duerme, desde que tenía 15 años. No quiere irse de casa de sus padres, en Camberwell. Toda su ropa sigue en la misma habitación.