Llevo más de cuatro dias escuchando a ratos el segundo album de Florence and the Machine, titulado “Ceremonials”. Puedo decir que es espectacular, muy espectacular.

A nivel de grabación, de producción puedo asegurar que es el más grande de todo lo que he oido en el 2011. Hasta “Mylo Xyloto” suena pequeño comparado con este. Bueno, casi todos sonarían pequeños.

Pero que suene grande, espectacular, no significa que lleve canciones para el éxito. No tiene ninguna aparentemente, aunque ella se creía que con la maravillosa melodía de mi amigo, el gran Eg  White y su historia de Virginia Wolf, ya iba a impactar de manera espectacular.

Me refiero al polémico tema ‘What the water gave me'. Pero no basta. Está sobre-producido. Igual que ‘Lover to Lover', otra melodía de White.

El gran album está producido por Paul Epworth, que tras los diez millones que ha vendido del album de Adele, es posible que se crea el hombre que ha inventado el sonido.

Me han dicho que los dos meses de abril y agosto en el estudio 3 de Abbey Road fueron caóticos. Ya sabemos todos la dificultad de hacer una continuación a tono del espectacular debut que fue “Lungs”.

Antes hemos dicho que es un album sin éxitos, pero también contiene excelentes canciones como ‘Shake it out', que es la que ha elegido la compañía como tema estrella para apoyar una apuesta desorbitada de promoción y marketing con este album.

Cuidado, porque puede ser un fiasco. Apenas queda gente en las compañías que sepan de música pop y que acierten  lo que pueda gustar. Alguien me decía que en  las compañías sólo mandan ya los ejecutivos de cuentas, los contables, los abogados y los imbéciles del marketing.

El A&R está en decadencia. Alguien siempre decía que para que funcione el “circo” de la música son muy importantes dos personas. Una es la que está en la taquilla, pero la otra es la que hace el espectáculo. Así que sólo con el de la taquilla ya no se hace negocio. Que es lo que ocurre en estos días.

‘No light No light' ha sido elegida para ver si salvan el hecho de que ‘Shake it out' no ha sido lo que ha tenido que ser. Es una canción de una “miembra” de su Machine, la excelente música Isabella Summers. Es un buen tema, espectacular, pero no puede ser un éxito.

Paul Epworth tiene razón y colocó a ‘Only if for a night' como la mejor canción de “Ceremonials”. Tiene mucha razón. Nosotros es la que pondremos.

Y a propósito de Kate Bush, bueno, algo tiene Florence de Kate, pero es más ornamental, más barroca. Y ya es decir.

Abajo, ‘Only if for a night', en directo.