Ahora que los Lakers pasan por uno de sus peores momentos, Flea y Anthony Kiedis  de acuden para animarlos, vestidos hasta con sus camisetas. No dijeron nada de Pau.