El nuevo gran truco de Wayne Coyne, en los ultimos conciertos de Flaming Lips. Sus manos gigantes con lasers.