Eran las once de la noche en Londres, una hora más en nuestro país, cuando los acabaron felices su primer concierto de los cinco que tienen previstos.