FREDDIE MERCURY

Nació el 5 de septiembre de 1946 en Zanzíbar (Tanzania) con el nombre de Farrokh Bulsara, el primer día del calendario parsi, como si hubiera sido una  revelación del dios Mazda. Murió el 24 de noviembre de 1991 en Londres, a la edad de  45 años.

Aunque el propio Freddy siempre trató de esconder su origen parsi, siempre estuvo muy ligado a la cultura de su Zanzibar natal. Fue investido parsi en el Templo del Fuego de su ciudad natal Stone Town (Zanzíbar) a los siete años. Y cuando murió el 24 noviembre de 1991, en su funeral, un sacerdote zoroastra ofició toda la ceremonia ante sus grandes amigos Elton John y David Bowie. No era precisamente una Torre del Silencio -ahora están prohibidas por los parsis-, pero sigue sin saberse el sitio exacto donde se encuentran los restos de Freddy. Mary Austin su heredera, amante y gran amiga, asegura que Freddy no quería que lo supiera nadie. La versión oficial es que sus cenizas fueron esparcidas en el lago Montreaux.

¿Cómo era Freddy?. No había ningún parecido entre el que conocí en los años setenta y el que me encontré la última vez que lo vi, en Ibiza, a finales de mayo del año 87, cuando cantó en la discoteca KU su famosa ‘Barcelona’ con Monserrat CaballéFreddy había decidido pasar unas vacaciones en Ibiza. El batería de Queen, Roger Taylor tenía una casa en San Antonio y Pino Sagliocco, el gestor del Festival anual Ibiza´92, mantenía unas relaciones fantásticas con John Reid, el manager de Queen. Entre todos, convencieron a Samaranch para que ‘Barcelona’ se convirtiera en el himno oficial de los Juegos Olímpicos del 92.

En aquella noche ibicenca, a pesar de la excitación de cantar con la Caballé, Freddy ya no era el agotador y agitador cantante que sólo conocía la existencia del epicureísmo y la promiscuidad. Muy lejos quedaba  la famosa bacanal que organizó una vez en Munich, que duró un par de días, cuando cumplió 39 años. Era como si en esos momentos, quisiera “sentar la cabeza”. Poco después supe la razón por la cual Freddy había perdido esa energía delirante, esa magia de de devorador de la vida con la que me había encontrado, por ejemplo, en Nueva Orleáns, cuando se le ocurrió presentar el álbum «Jazz», con más de doscientas chicas desnudas en el «ballroom» del hotel Fairmont, en aquella noche de Hallowen del año 78.

Freddy ocultó el diagnóstico a todo el mundo, por miedo a lo que pensarían sus padres, su hermano… Sólo un día antes de su muerte publicó un comunicado oficial en que reconocía su enfermedad. Todas las asociaciones del SIDA le han criticado, porque si lo hubiera anunciado en aquel momento que conoció la noticia se habría prevenido bastante más la enfermedad y se hubiera dedicado más dinero a la investigación. Pero  la primera  gran estrella del rock víctima del SIDA tardó más de cuatro años en reconocerlo. ¿Por qué? Quizá por ser zoroastra, por su religión o, simplemente, por desvíar la atención en su sentido hedonista de la vida. Tenía razones para ocultar el drama.

Musicalmente, Freddy era un superdotado. Puede que sea el mejor cantante de la historia del rock. Su voz llegaba casi a un registro de cuatro octavas. Cuando hablaba tenía voz de barítono, pero cuando cantaba llegaba a ser un tenor puro, cristalino y llegaba a la nota más inverosímil.

Admiraba  el cabaret. Siempre dijo que quería ser como Liza Minelli en «Cabaret»

Siempre bebía champán, hasta los últimos días de su vida, aunque también le gustaba el vodka frío y la comida hindú. Y sus gatos persas no le dejaron nunca. Sólo hasta el día de su muerte. No le daba tanta importancia a la ropa. Sólo cuando subía a un escenario. Allí era feliz, a pesar de su timidez.

Freddie Mercury en las redes

FACEBOOK

TWITTER

INSTAGRAM

Artículos destacados

FREDDIE MERCURY Y SU VIDA EN ZANZIBAR

El estreno de la mediocre  "Bohemian Rhapsody", ha vuelto a poner el foco en  Freddie Mercury. La película apenas toca el pasado africano de Mercury, a pesar de que nació en el archipiélago tanzano de Zanzíbar, en la costa este de África,…

FREDDIE MERCURY: EL FUNERAL MAS DOLIDO

Freddie Mercury fue incinerado en el West London Crematorium, en Kensal Green, a las diez de la mañana del miércoles 27 de noviembre de 1991. Cuenta Peter Freestone: “Fue todo perfecto, justo como Freddie lo habría querido. Sólo…

FREDDIE MERCURY: ¿DONDE ESTAN SUS CENIZAS?

Aquel miércoles, 24 de noviembre de 1991, el doctor Atkinson estuvo con su paciente desde el mediodía hasta las 18.30 horas. El enfermo, FREDDIE MERCURY, no duraría ni un día más. Soportaba horribles convulsiones. No podía ni hablar.…

ULTIMAS NOTICIAS

Productos destacados