Coldplay sólo quiere actuar este verano en festivales y con un aforo en que se aseguren las treinta mil personas. Se consume también la buena noticia de que estarán actuando en el mes de julio en el festival BBK de Bilbao y también en el Festival luso de Oieras, Optimus, que así se llama.

Por tanto, se confirma que la salida del nuevo álbum será en mayo y que los Festivales servirán como primera piedra de toque para los conciertos en estadios del año siguiente. Ese es el plan.

Las noticias que tenemos es que Chris Martin está muy nervioso preguntando a sus allegados, si alguna de las quince canciones ya casi terminadas, tiene la fuerza de ‘Viva la Vida'.

Esa es su obsesión. Está más preocupado en la búsqueda de esa canción maravillosa que de toda la personalidad al disco. Incluso más que en el sentido de todo el álbum.

Esa es la maldita exigencia que ha provocado el monumental éxito de la canción ‘Viva la Vida'. Lo que no entiendo es tantas entrevistas, tantas especulaciones antes incluso de que el álbum esté mezclado, quedan casi dos meses para que eso suceda. El “dead-line” es a comienzos del mes de marzo.

Chris Martin se llevó una enorme decepción cuando pudo comprobrar que su canción ‘Me and Tennesse' no había sido nominada a los Globos de Oro, a pesar de que lo habían logrado otras dos canciones de la banda sonora de Country Strong, que es el álbum con más bajadas en estos momentos en iTunes.

Claro que Martin no desespera y tiene el presentimiento de que su canción, que la canta Tim Mc Graw y su propia mujer Gwyneth Paltrow, si será nominada para los Oscar. Se sabrá el lunes día 25.

Martin también reconoce que le ha dado un par de canciones a Faith Hill, la esposa de Tim Mc Graw.

Abajo, ‘Me and Tennesse'.