Nadie puede  en ventas con . Ni Inglaterra ni Estados Unidos. A pesar de los grandes lanzamientos del nuevo álbum de REM y en el Reino Unido, con los álbumes de Elbow y Noah and the Whale, que son dos de los grupos favoritos en estos momentos en la islas, nadie puede quitarle el número uno a Adele.

La londinense que tiene sólo 22 años, en nuestro país es casi una desconocida, porque aquí la representa un sello pequeño, a pesar de que el zorro de Rick Rubin la fichó para Sony, en America.

De todas formas, para su concierto del 2 de Abril en Madrid, han tenido que cambiar de sala y Adele actuará finalmente, en La Riviera, en lugar de la sala Caracol prevista. Para Barcelona, para el 1 de abril, se mantiene, la sala Bikini.

En Los Angeles me quedé impresionado la promoción y el marketing que tenía “21”, su segundo álbum, que es bastantante más flojo, en canciones, en producción, que su soberbia opera prima, pero ahora tiene todas las bayonetas de una multinacional a favor de la guerra de la listas.

Es cierto que ‘Someone like you', en el nuevo álbum, es una excepcional interpretación, pero Rubin se empeña en desnudar excesivamente las canciones, hasta el punto de dejarlas sóla su voz, maravillosa, pero sóla con el piano.

Era bastante mejor el primer álbum “19”, que eran los años que tenía cuando grabó el excepcional ‘Chasing Pavements', que vaya a usted a saber por qué la magnífica canción de Eg White, en los Estados Unidos la metieron en el saco como una canción “gay”.

También fue ella quien dijo que había tenido una relación tormentosa con un bisexual y,desde entonces, es uno de los grandes ídolos de la comunidades de gays y lesbianas. Casi todos días hay noticias de ella en Instant Pride.

Es un fenómeno extraño, porque desde que Sharleene Spitteri sacara a ‘I don´t want a lover', con , curiosamente se ha convertido es una de las estrellas del colectivo de lesbianas en Inglaterra.

Abajo, ‘Someone like you', gran interpretación en los Brit.