Enorme tema del londinense George Fitzgerald., emigrado a Berlín, dentro de lo que será “All that must be”. Un genio de la programación electrónica.