the-war-on-drugs-red-eyes

Portada del tercer album del grupo de Filadelfia

han hecho su obra maestra con este tercer álbum, titulado “Lost in the Dream“. Desde luego, un sueño dentro de la mejor música. Como si los Byrds, Buffalo Springfield hubieran resucitado el poder del rock y de las enormes canciones.

Todo se lo debemos al talento exquisito como compositor, como guitarrista de Adam Granduciel, el indiscutible líder de este grupo de Filadelfia.

Amigo personal de Kurt Vile, con el que estuvo en Kurt Vile y los Violators, con el que ha trabajado bastante, seguidor acérrimo de los postulados de Bob Dylan, pero experto y vanguardista en mezclar samplings con sonidos naturales.

warondrugs2_wide-051d250c2d3dd788b222118374516d248e9ea9ec-s4-c85

Hay sonidos que pueden recordar hasta U2 cuando eran naturales. Pero hay algo más que talento en The War on Drugs. Son sonidos de la vida. Canciones de la existencia de un ser humano.Es un album perfecto en muchos sentidos. No sé si el album de la nueva década, pero es algo excepcional.

El disco arranca con la fuerza, la sensación magnífica de Under the Pressure , un tema de casi nueve minutos, pero que parecen cuatro. Hay rererencias a Dylan, Petty, Waterboys, pero es una canción maravillosa.

Desde luego, el impacto es recalcitrante en ‘Red Eyes', que ha entrado como una locomotora en la lista de favoritos. Es el single que el grupo ha elegido.

Pero que decir de ‘Dissapering'. Es como una canción mágica que te llega hasta el alma. El sentimiento con el que canta Adam es francamente fantástico. Luego se precipita la alegría, el movimiento de ‘Eyes to the wind', que también ha entrado en la lista de favoritos. Vas de sorpresa en sorpresa, de mejor canción a mejor canción.

Es posible que suenen a Wilko en ocasiones, pero creo que estas canciones, precisamente estas, son más sorprendentes. Sobre todo, con la voz de Adam.

DIG09TheWarOnDrugs

Sigo sin entender la razón por la que Kurt Vile abandonó The War on Drugs. A él casi se le ocurrió el nombre. Formaba parte del primer album y se fue…

Dicen las lenguas que ya no podía con el talento superior de Adam Granduciel. Me lo creo.