Las pesadillas de un niño se convierten en una de las canciones más enblemáticas del quinto album de Metallica, que todavía es el más vendido en los últimos diez años, desde que existe la referencia de Soundscan.