Resultado de imagen de sylvia moy

El pasado viernes falleció Sylvia Moy compositora de Motown colaboradora ​​en grandes éxitos de Stevie Wonder como “My Cherie Amour” y “I Was Made to Love Her”, o canciones para Isley Brothers y Marvin Gaye.

Moy pasó a mejor vida a los 78 años en el hospital de Beaumont de Dearborn, Michigan, tras complicaciones a causa de una neumonía. Casualmente, la muerte de Moy aconteció el mismo día en que Wonder recibía el premio inaugural Key of Life de ASCAP.

Para los que no lo sepan, Sylvia Moy fue una de las primeras compositoras/ productoras femeninas de Motown. Ella, Wonder y el compositor Henry Cosby comenzaron a dar que hablar en 1965 escribiendo uno de los números más fuertes de Stevie Wonder en la década de los sesenta, “Uptight (Everything’s Alright)”, nº1 en listas R&B y nº 3 en listas pop.

El trío siguió presente en el Billboard Hot 100 con otros éxitos para Wonder como “My Cherie Amour” o “I Was Made To Love Her”, que hasta los Beach Boys versionaron, así como “I´m Wondering” o la magnífica “Shoo-Be-Doo-Be-Doo-Da-Day”.

Pero entre los créditos de Sylvia Moy no sólo hay clásicos de Wonder, sino las maravillosas “This Old Heart of Mine (Is Weak for You)” para The Isley Brothers y “It Takes Two” que interpretaron Marvin Gaye y Kim Weston. Auténtica crema, canciones que deben otorgar a Sylvia Moy un lugar de privilegio en la historia del pop.

Moy fue seis veces nominada a los premios Grammy, y entró con Cosby en el Songwriters Hall Of Fame en 2006.

Sony/ATV, editora de las canciones clásicas de Moy, parte del catálogo de Jobete de Motown, ha hecho una declaración a Billboard:

“Estamos muy tristes al conocer la muerte de Sylvia Moy, cuyo papel como compositora jugó un importante papel en la historia de Motown incluyendo una gran influencia en la carrera de Stevie Wonder. Su versatilidad compositiva también es evidente en canciones como ‘It Takes Two’ y ‘This Old Heart Of Mine’. Además, rompió las barreras como una de loas primeras productoras femeninas de Motown. Sus canciones clásicas vivirán para siempre”.

Amén. Tan importante fue para Wonder, que su “Sylvia” de 1966 estaba dedicada a Sylvia Moy.