Nos ha dejado a causa de un fallo cardiopulmonar a los 78 años.

Drifters, Ben E. King, Coasters, Elvis… La lista es interminable. Formó junto a Mike Stoller uno de los tándems compositivos esenciales de la época dorada del rock and roll y los primeros años 60.

Sin ellos no hubiera habido ‘Stand By Me', ‘Poison Ivy', ‘Kansas City', ‘Hound Dog', ‘Jailhouse Rock', ‘Young Blood', ‘On Broadway' o ‘Yakety-Yak'. Canciones que son la crema del rock and roll original. Un legado que ha seguido vivo en la música pop gracias a los Beatles, Rolling Stones, Bruce Springsteen, Willy Deville o, desde luego, la recientemente fallecida Amy Winehouse.

Jerry se encargaba sobre todo de la letra de las canciones y Mike Stoller sobre todo de hacer la música. Se conocieron en Los Angeles, en la high school, en 1950. Ambos amaban el R&B, blues y pop. Según Stoller “Jerry era una máquina de ideas. Para cada situación tenía 20 ideas. Estabamos interesados en la música negra única y exclusivamente. Queríamos escribir canciones para voces negras. Cuando Jerry cantaba sonaba negro, teníamos esa ventaja… Su vocabulario era el apropiado – negro, judío, teatral, cómico-. Él podía pintar con palabras”.

Sus primeros éxitos fueron ‘Kansas City' (que harían luego los Beatles) o ‘Hound Dog' para Big Mama Thornton, más tarde exitazo por Elvis.

Crearon el sello Spark Records que luego fue comprado por Atlantic. Allí Leiber & Stoller firmaron algunas de las mejores canciones de Ben E. King, Drifters, Coasters y Robins. Por si fuera poco se convirtieron en los primeros compositores independientes, ya que Atlantic les dejaba componer para artistas de otros sellos.

Tras el éxito de Elvis con ‘Hound Dog' compusieron para él canciones para películas como “King Creole” o “Jailhouse Rock”. Un gran momento, tanto para Elvis como para ellos.

En los años 60 colaboraron con Phil Spector, fueron productores de éxitos para los Clovers y Exciters y crearon su propio sello Red Bird donde salieron perlas del pop americano de los primeros 60 como ‘Leader Of The Pack' de las Shangri-Las o ‘Chapel Of Love' de Dixie Cups.

A partir de ahí, un lento declive que les lleva a producir, ya en 1972, esa joya que es ‘Stuck in The Middle With You' de Stealers Wheel, recuperada mucho después por Tarantino en “Reservoir Dogs”.