LA EXTRAÑA PAREJA: DUFFY Y ALBERT HAMMOND PADREEl padre de Jr., guitarrista de The Strokes, podrá cantar una vez más su gran éxito en España ‘Echame a mí la culpa’.

Aunque parezca increíble, “Endlessly”, el segundo y decisivo álbum de contiene varias canciones firmadas por Albert Hammond y la propia Duffy, en la letra.

Hammond, que nació en Gibraltar, es un compositor que ha tenido absolutos números uno, como ‘It never rains on southern California’, que cantó el mismo y otros clásicos como ‘The Air I Breathe’ para los Hollies, o ‘When I need you’, para Leo Sayer y, por supuesto, ‘To all the girls loved before’, que “inmortalizaron” Willie Nelson y Julio Iglesias.

Al parecer, el primer tema estrella se llama ‘Well, Well, Well’ y está grabado con los Roots , el grupo negro de moda en todos lados, que hasta John Legend ha grabado un álbum con ellos. La verdad es que, sobre todo la sección rítmica, es sensacional.

Pero al parecer, ‘My Boy’ será la canción que haga a Duffy otra vez superestrella . Hay que tener en cuenta que tiene un reto o una montaña enorme. Su “opera-prima” vendió la friolera de casi siete millones de copias. Será impensable que repitiera la jugada. Además, Duffy es un remedo de Dusty Springfield y las blancas haciendo soul.

Hay algo que no está muy claro. Los temas que grabó en Nueva York se terminaron en febrero y las mezclas, en Londres, en abril y el album no sale hasta finales de noviembre. Entre tanto tiempo, se dice que a Duffy le han hecho repetir muchas cosas y también grabar otras canciones, con las que no estaba muy de acuerdo.

Otra cosa. por esas casualidades de la vida, desde hace muchos años , como he contado en otras ocasiones, soy amigo de Hammond. Conocí a su hijo Albert, cuando era un niño, en la casa de sus padres, en Tarzana, en Los Angeles. Los dos Albert hablan español, con acento andaluz. Duffy también habla un poco castellano. Vivió una año en Costa Rica como guía turística.

Abajo, Albert Hammond senior con su éxito “Nunca llueve en sur de California”, arreglada por Michael Ormatian, que luego sería clave en el éxito de Cristopher Cross.