Nicole Scherzinger, que ejerce de jurado en esos programas basura y ex-Pussycat Dolls quiso demostrar que cantar como Adele no era tan difícil.