Este es un número uno póstumo de la cantante Aaliyah en el año 2002. Hace justo quince años. Aaliyah había muerto un año antes en un accidente áereo en las Bahamas, cuando sólo tenía 22 años.