Tom-Odell-Long-Way-Down-2013-1200x1200No sé de donde sacó Lilly Allen la idea de que la primera vez que vió a , con poco más de 17 años, le dio la impresión de que estaba viendo a David Bowie. Pero, en fin, Lilly Allen, es todo menos músico.

Tom Odell es un típico chico de una nueva generación anglosajona, que han estudiado piano y que han desarrollado una técnica excelente para escribir canciones al piano.  Tom Odell llegó hasta el grado 7 de Inglaterra para un pianista.

Como Chris Martin, al que ha debido escuchar mucho, y Tim Rice Oxley de Keane pertenecen a una generación de enorme talento que han abierto un nuevo mundo de armonías, bastante más ricas que los guitarristas, porque componer al piano siempre es más enriquecedor musicalmente que a la guitarra. No se puede discutir.

Escuchas ‘Sirens' de su “opera prima” y parece que estás escuchando ‘Yellow' de Coldplay, aunque la voz no se parezca en nada. Es una enorme canción.

Pero es que todo el album está repleto de sobresalientes melodías. Ya conocíamos maravillas como ‘Hold me', ‘Another Love' y, sobre todo, ‘Sense'. Pero ahora nos maravillamos de ‘Till Lost‘, que es una  pequeña obra maestra. Enérgica, bien construida, con más garra que ninguna. Bien producida.

Me ha gustado que como hacían los cantautores de los años sesenta no se han empachado en arreglos grandielocuentes. Sólo un buen batería, un bajo, el pianista que  es el propio Tom y una guitarra adicional. ‘Till Lost' es francamente sensacional.

Pero puedo decir también que son grandes canciones ‘I Know' y y el tema que da titulo al bum. Tom Odell no es un soberbio cantante, pero tiene un carisma imparable.

La calidad de las canciones me recuerdan a Cat Stevens de la época de Island. Por su calidad, sobre todo. Álbum más que recomendable. Imprescindible. Sale estos días.

En iTunes: Long Way Down – Tom Odell

En Amazon: Long Way Down – Tom Odell