Con él éxito que obtuvo Mark Ronson con Bruno Mars en Sony, le ha dado la op0rtunidad de estrujar a Michael Jackson, que era una de sus obsesiones.