Desde la muerte de , los Doors es un buen negocio. De ello se aprovechan Ray Manzarek , el teclista, y Bobby Krieger, el guitarrista, juntos en el estreno de como se hizo L.A. Woman, precisamente el último album de los Doors, antes de que Morrison se fuera a París para nunca jamás volver.