Ayer en la gala de los NME with Austin, Texas, hicieron un buen papel. A pesar de no llevarse el premio al mejor grupo británico, mejor directo y mejor canción, consiguieron hacerse con uno de los premios más gordos: el de mejor álbum del año por “What Went Down”. Y ofrecieron una potente, intensa actuación (abajo vídeo).

Sin embargo su líder, Yannis Philippakis no ha sido muy optimista con respecto al futuro inmediato de Foals. Ayer le dijo a la prensa que Foals se tomarán un descanso indefinido hasta la grabación de su siguiente disco:

“Hemos sacado el disco, así que creo que nos podemos otorgar algún tiempo para descansar. Yo no creo que haya prisa en este momento. Tenemos que vivir la vida de nuevo, eso es siempre bueno para hacer un disco”.

“Creo que necesitamos tomar un descanso. Es difícil predecir cuánto tiempo será. Podríamos empezar a escribir de nuevo mañana”.

Recientemente Philippakis reconoció que el grupo no puede durar siempre, que estaba durando más de lo que ellos mismos nunca esperaron. Incluso que se podía imaginar perfectamente una separación.

“No creo que vaya a ser para siempre. No creo que pueda. No estoy pensando en eso ahora, porque todos nos llevamos muy bien y estamos teniendo una explosión. Pero ya ha durado mucho más tiempo de lo que yo esperaba”.