14369957_1183375345060575_6944466576942898399_nEl autor Andrew Eaton-Lewis  le pidió a Alan Bissett escribir una obra de teatro sobre que pudiera o no ,  arrojar luz sobre la salud mental del guitarrista, a finales de los años como  líder de .

¿Era Syd Barrett, el líder original de Pink Floyd, un enfermo mental? Es una pregunta que he pasado mucho tiempo reflexionando desde que Alan Bissett se puso  a escribir una obra sobre Barrett  para los escoceses  de la Mental Health Artes y Festival de Cine (SMHAFF). Las obra se llama “One Thinks of It All As a Dream” y se estrena ahora , la próxima semana.

El resultado, si que es como si todo fuera un sueñoAunque el resultado de la obra es oscuro y no contiene muchas respùestas. Aunque nadie duda  de Bissett, de su ingenio, perspicacia y agudeza.

El hecho es que, 70 años después del nacimiento de Barrett y diez años después de su muerte, nadie sabe realmente lo que estaba pasando en su cabeza, o por qué terminó retirandose por completo de la industria de la músicaY como desapareció a la vista del público, durante los últimos tres decenios de su vida..

En términos puramente médicos, esto se debe a que nunca se le diagnosticó, por lo que varios expertos – y no expertos – se han quedado a especular sobre si él era esquizofrénico, autista, bipolar o ninguna de las anteriores. Parece obvio que no estaba bien de la cabeza  durante gran parte de su vida.

Entrevistado por Rob Chapman para su biografía , la hermana de Barrett  lo describe como “una persona muy infeliz, y una persona muy dañada” en sus últimos años; otros le  han descrito un hombre capaz de una rabia violenta. Menos clara es la cantidad de su comportamiento inusual o destructiva puede ser atribuido a alguna condición médica.

Por ejemplo, era la forma en que comenzó a comportarse en el escenario con Pink Floyd , a negarse a salir al escenario, siquiera para afinar su guitarra, de espaldas a la audiencia .

5fa7d4b2e0726b1683b320e863c0099b

¿Era  un síntoma de enfermedad mental o un acto de rebelión de un rebelde que no podía soportar lo banal y rituales repetitivos comerciales de la industria de la música?

Cuando volvió a vivir en casa de su madre en Cambridge, ¿fue porque padecía una enfermedad mental, o porque estaba cansado de ser acosado por los periodistas y los aficionados que sólo querían preguntarle sobre una banda famosa que había dejado hace años?.

John Cavanagh ,que ha escrito un libro sobre el primer álbum de Pink Floyd, The Piper At The Gates Of Dawn, se inclinó hacia la última explicación, cuestionando si Barrett no era más de un ” recluso a lo  Stanley Kubrick”.

Y resume el locutor:

“Era como un recluso , pero también  era un habitual en los bares y solía hablar con la gente si no hablaban la misma basura de su grupo o cosas de su edad”.

syd_3

Syd Barret, un año antes de morir, con 59 años