Estuvo a punto de ser numero uno en PLASTICOS Y DECIBELIOS. Es sin duda, la mejor canción del album de Pharrell Williams.