Más de dos millones de euros vale el escenario de la larga gira de Take That, de duración dos meses, con el retorno de Robbie Williams. El robot es la clave.