Este era el escenario completo de los Rolling Stones en el O2 de Londres, antes de que se llenara de público. Era lo ideal y lo que decía  Mick Jagger que había encarecido las entradas.