Este es el tema más bello de la banda sonora de la película The Artist escrita por el francés Ludovic Bource, que anoche ganó un Globo de Oro.