Como ya no quedaba dinero, es otro de los grupos que han vuelto a resucitar con una justa gira. Hasta Shaun Ryder ha dejado de beber. Esta fue su actuación el O2 de Brixton, en Londres.