Esta es la entrevista generalista:

Roger Waters no está seguro cuánto más estará de gira, o si la actual será su última. Pero hay algo que el cofundador de Pink Floyd puede asegurar: un espacio en sus conciertos para los veteranos de guerra.

Waters, cuyo padre murió en la Segunda Guerra Mundial, guarda un lugar especial en su corazón para quienes han servido en el ejército. Por eso en cada presentación asigna un bloque de entradas para los veteranos.

Y lo proclama:

“Cuando empecé a salir de gira con ‘The Wall', empecé a invitar a veteranos de guerra en cada ciudad a la que iba, y lo haré en este tour también. Reservaremos cierto número de asientos en el auditorio para veteranos si ellos quieren venir

Los veteranos de guerra pueden adquirir sus entradas  para sus conciertos a través de varios grupos, incluyendo el Wounded Warrior Project, VetTix y MusiCorps.

– Su apoyo a los veteranos de guerra ha sido incansable. ¿Por qué?

Waters: Quizás tiene algo que ver con mi padre. En parte tiene que ver con Bob y Lee Woodruff. Ellos tienen una fundación porque él era un periodista al que le volaron la mitad de la cabeza y sobrevivió. Hacen algo llamado Stand Up for Heroes cada año para recaudar dinero para los veteranos, y me preguntaron si podía participar.

Pero no paró ahí.

Waters: Tuve una idea, que fue juntar una banda de hombres heridos. Así que fui al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed y ahí conocí a un tipo llamado Arthur Bloom que dirigía un programa, e hicimos una banda. Tocamos por un par de años de este modo y estos hombres se convirtieron en mis hermanos, todavía soy muy amigo de muchos de ellos. Así que las conexiones que hice tocando música con ellos informaron mi deseo de conocer a más.

– Su álbum parece inspirado por los nefastos matices de nuestro mundo actual. ¿Es sobre miedo?

Waters: Sí, es el miedo al hecho de que todo se nos está escapando y nadie es el niño que dice, “Pero el emperador está desnudo”.

Cuéntenos de la gira.

Waters: El espectáculo se llama “Us and Them” (Nosotros y ellos), que es el título de una canción de “Dark Side of the Moon”, que es de 1973 o 74, pero es extremadamente apropiado y oportuno hoy. Esa canción tiene tanto significado hoy como lo tuvo en 1973. Y estas nuevas canciones del álbum son esencialmente sobre nuestro dilema como seres humanos con respecto a si podemos encontrar la manera de acomodar nuestras necesidades y descubrir nuestro potencial de empatía por otros, incluyendo los refugiados.

Ha sido muy abierto cuando se trata de política, y ha sido atacado por su apoyo a un boicot a Israel. Algunos lo han llamado antisemita por eso. ¿Lo es?

Waters: No tengo nada contra Israel, y ciertamente no tengo nada en contra del pueblo judío o el judaísmo. Pero me opongo fundamentalmente a que la gente sea subyugada y no tenga derechos bajo la ley. Así que terminé mi pequeño discurso, pero la gente ha insinuado que soy antisemita, lo que claramente no soy… Iré a la tumba defendiendo los derechos de la gente corriente bajo la ley, bajo una ley común.

¿Cuánto tiempo más podrá estar de gira?

Waters: Probablemente, no mucho más. Ésta bien podría ser la última vez. Si se extiende por un par de años estaría listo. Ya veremos. Uno nunca debe decir nunca. Trato de mantenerme en forma. Estoy en forma, de lo contrario no podría hacer esto. Así que ya veremos.

¿Es posible que en algún momento, antes de que decida retirarse, se reúna con el guitarrista de Pink Floyd David Gilmour para una serie de conciertos?

Waters: Creo que es muy improbable.

David no quiere ni querrá nunca.