ENTREVISTA EXCLUSIVA CON GUY GARVEY DE ELBOW

es un personaje sensacional. Esta mañana, he mantenido una conversación de una media hora con el líder de , una de las grandes atracciones indiscutiblemente del  Festival de Benicassim.

Guy es un tipo agradable, bonachón, con una facilidad para la simpatía proporcional a su condición de maravilloso personaje en la música actual.

– ¿Qué piensas del festival de Benicassim?

– Estuvimos hace dos años. Recuerdo que la atmósfera era muy caliente. No ya sólo porque en España teneis todo el calor del mundo, sino la magia de la audiencia. Siempre hemos discutido acerca de la calidez de las audiencias españoles. Pero recuerdo que el esecenario no era lo mejor que podíamos tener. Ahora espero una actuación mejor y todavía más precisa.

– ¿Eres amigo de los Festivales?

– Bueno, existen dos consideraciones que hay que tener en cuenta. La primera es que en muchas de las ocasiones actuar en los Festivales es como tirarte a la piscina. No sabes si realmente está llena. Lo digo, porque puedes tener problemas de sonido. No es lo mismo que actuar en un escenario en que tu eres la gran estrella. Pero ese sentido de la improvisación, de las grandes masas, me enerva. Me gusta mucho. Me exicita.

– ¿Te quedastes contento con la última y reciente actuación en Glastonbury?

– Fue magnífica. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto, en esa relación con el público tan especial, diferente. Empezamos con problemas técnicos, pero se subsanaron. Y la pasión de la gente por algunos de nuestros temas más conocidos nos encandilaron.

– Sé que te han gustado mucho Genesis toda tu vida, críticos ingleses y americanos dicen ahora que el rock progresivo está de moda. ¿Que es lo que piensas tú?.

– Absolutamente. Precisamente, hace pocos días hablaba de ello con Peter Gabriel. ¿Por qué?. Porque acabamos de hacer un especial para la BBC con respecto a su proyecto sinfónico. Y recordamos tiempos de Genesis. Hace muchos años. He escuchado el nuevo disco de “Yes” y me parece formidable. Magnífico, magnífico.

– ¿Por qué crees que se debe esta vuelta?

– Porque se trata de una música exponencialmente muy interesante. Es una forma de desarrollar el rock, pero con formas más ricas en armonía, en improvisación para el directo.

– ¿Podrías decirme que un tema como Lippy kids guarda esa relación de drama y desarrollo con el rock progresivo?.

– Por supuesto que sí. Muchos críticos ingleses no saben ni han vivido el rock progresivo. Son totalmente ignotos en ese sentido. Tampoco entienden que el rock progresivo también ha tenido su propia personalidad para evolucionar en todos los sentido. Mira, todo el album de Build a rocket boys está concebido para tocarlo en directo e improvisarlo según los estados anímicos. Eso es bastante cercano a lo que hacían Yes, Pink Floyd, King Crimson, Genesis… Todas esas maravillosa bandas en directo. Me gustaba de ellas su manera de intercalar realidad musical con atmósferas de mucha imaginación.

-¿Como te has sentido al comprobar que “Build a rocket boys” no ha tenido el mismo éxito que un álbum maravilloso “The Seldom seen Kid”?

– Yo creo que es un proceso normal. “The Seldom seen kid” apareció en un sello independiente. Teníamos de fama de indies y, a todo el mundo, le sorprendió. Yo sabía que sería muy difícil hacer un álbum ni siquiera parecido. Pero te digo una cosa, en ciertos aspectos, me alegro que “Rockets…” no haya tenido ese misma sensación de éxito. La presión sería insoportable. Además, el álbum me gusta mucho. Tu mismo me has dicho al empezar la conversación que te sorprende muchísimo ‘Open Arms’.

-¿Te ha cambiado la vida el éxito con “The Seldom seen Kid”?

-Para ser sinceros, antes vivía en una pequeña casa en el “greater” Manchester. Ahora tengo una buena casa y algo de dinero en el banco. Desde ese punto de vista el álbum si cambió mi vida. Pero dicho eso, a nivel personal, pregunta a cualquiera de mis amigos. Soy el mismo que se toma las cevezas en el pub de la esquina. No, no he cambiado.

-Así que me creo eso que dijo el New Musical Express de que tú eres el mejor amigo que se puede encontrar en el final de cada barra.

-Exacto, exacto. Aquella definición me gustó mucho. La aplaudí.

-Y si hablamos de pubs, de bares, enhorabuena por la creación de esa cerveza con el nombre de “Build a rocket boys”.

-Es un a gozada. Nos gusta la cerveza, los bares y nos ofrecieron esa posibilidad de tomar ese nombre una cerveza. Me parece simpático, sorprendente,  una buena idea. ¿Por qué no?. Nos lo pasaremos en grande.

-Eres un líder nato, pero yo sé que eso acarrea ciertos problemas con los otros miembros del grupo. ¿Como va ese proceso?.

-Preguntale a ellos. Somos amigos. Amigos de verdad. Que no te quede ninguna duda al respecto. Tampoco el éxito nos puede emborrachar. Es sólo cerveza.

-Por cierto, ¿eres del United o del City?.

– Ja, ja. no me gusta el fútbol. No lo sigo, Así que no me verás ni de rojo ni de azul.

-Bueno, Guy, magnífico, te veré en Benicassím y procuraré llevarte una botella de un gran vino tinto español.

-De verdad. Por favor, que no se te olvide. Me enfadaré contigo si no me la das. Je, un saludo grande.

Supongo que será muy díficil toparte con un tipo más sencillo que Guy. Pero suele pasar. Talento y humildad suelen ir de la mano. En algunos casos.

(Entrevista realizada a las once y media de la mañana de este miercoles, día 13)