Gary Lightbody , el líder y cantante de Snow Patrol, ha confesado su lucha contra la depresión. Y recalca:

“Solía pensar en no existir. Winston Churchill tenía un gran nombre para la depresión: su perro negro. Creo que probablemente fue eso. Fue solo un animal de algún tipo que simplemente vivió conmigo. Y eso me asustó. Mi propio perro negro”.

Gary, que tiene  41 años dijo que llegó a un punto de inflexión hace dos años cuando le diagnosticaron infecciones en  las fosas nasales, los ojos y los oídos, como resultado del abuso prolongado de drogas y alcohol.

Estar sobrio lo obligó a centrarse en su salud mental, pero eso desencadenó una “ola de autodesprecio”, que le hizo retirarse del mundo exterior.

Recuerda:

“Mucha gente se acercó a mí para intentar encontrarme en mi oscuridad.Bendigan sus corazones por hacer eso. Significa mucho para mí ahora, pero en ese momento me sentía asustado . Quería quedarme en el lugar donde estaba”.

Lightbody dijo que su depresión se desencadenó al crecer en Irlanda del Norte,  en medio de la violencia sectaria de los años 70 y 80.

“Solía ​​pensar: ‘No quiero estar aquí'. Y eso echó raíces. Y es algo con lo que he luchado toda mi vida .  Me sentía como si nada tuviera sentido y no había luz.Tratar de escribir canciones  en ese lugar es extremadamente difícil, tienes que salir de ese lugar antes de que puedas escribir sobre él”.

Lightbody , que ha escrito con Taylor Swift y Harry Styles, así como para su propia banda, dijo que su episodio de depresión desencadenó un período de cuatro años de bloqueo como  escritor de canciones.

Eso resultó en una brecha de siete años entre los álbumes de Snow Patrol. Nada de nada.

Originalmente se escribió sobre sí mismo:

“Por supuesto, sobre un amigo que pasa por un momento difícil, pero finalmente me dí cuenta de que se trataba de mí propia lucha por hacer un álbum, junto con la lucha contra la depresión que había tenido desde que era un niño” .

Y el tema se ha convertido en la canción  talismán del nuevo álbum de Snow Patrol

El single precede al séptimo álbum de la banda, Wildness, que también contiene una canción dedicada al padre de Lightbody, que vive con demencia senil.