ENTREVISTA CON CHRIS BLACKWELL, EL CREADOR DE ISLAND RECORDS

La costa norte de Jamaica siempre ha sido el pequeño “shangri-la” de muchos ingleses insignes. A Noel Coward le apasionaba. Incluso pidió que lo enterrasen  allí, en Firefly Hill. Ian Fleming, el creador de James Bond, se compró su Goldeneye e incluso vive cerca de la bahía de Ocho Ríos. El novelista Alec Waugh escribió su “Isla en el sol”, pensando en el norte jamaicano.

Quizá por eso, (Londres, 1937) ahora viva entre la vieja villa de Fleming y la de Coward y le pusiera el nombre de Island a la más imaginativa compañía independiente de música de toda la historia del pop. La compañía de y , entre otros 200 grandes artistas.

Chris Blackwell creó   en Jamaica en mayo de 1959, junto con su buen amigo el ingeniero de sonido Graeme Goodall. Por tanto, se cumplen 50 años, como los que acaba de cumplir la Tamla Motown..

P.- ¿Pensó alguna vez que su compañía podría durar más de cincuenta años?.
R.- No, desde luego que no. En aquella época no había ni música en Jamaica, excepto el calipso, que era sólo para los turistas. Recuerdo que cuando me dí cuenta de que los jamaicanos no iban a comprar mis discos, allá por el año 1962, el máximo ídolo local, era Mario Lanza. Así que pensé hacer música jamaicana, pero para venderla en Inglaterra. Por eso me fui a vivir a Londres en aquel año.

P.- ¿Es cierto que su familia y el gobernador de Jamaica le ayudaron mucho?.
R.- Supongo que yo tenía cierta facilidad para los negocios, gracias a la familia de mi madre, que era costarricense, de una vieja familia sefardí. No nos fue mal con los negocios del ron, azucar, cocos, etc. Yo fui ayudante del gobernador, pero nada más que eso. Mi emoción se desarrollaba a través de la música.

P.- Su primer gran éxito llega en el año 65, con Millie, pero a partir de ahí descubre y contrata a Specer Davies Group-Traffic y Stevie Winwood-, Free, King Crimson, , Robert Palmer, Grace Jones. ¿Qué clase de olfato excepcional tenía?
R.- No, no era tan difícil. A partir de la aparición de los Beatles, a mediados de los sesenta, Londres e Inglaterra, en general, se convirtieron en un impresionante hervidero de maravillosos artistas. Yo tenía sólo que ir a los clubs y ficharlos.

P.- Eso no es verdad, Chris. ¿También estaban en la escena londinense Jimmy Cliff, Bob Marley, Grace Jones, etc.. ?
R.- Bueno, cierto. Pero mire como empezó todo. Con Millie, mi primer gran éxito, fue a Birmingham y en un club ví a un grupo llamado Spencer Davis Group, que tenía un cantante de tan sólo 15 años llamado Stevie Winwood. Fíjese de lo que salió de ahí. Winwood hizo luego Traffic y su maravillosa carrera en solitario.

P.- ¿Es cierto que uno de sus mayores disgustos fue cuando Stevie abadonó Island para marcharse por más dinero a la Virgen de Richard Branson?.
R.- Pues, sí. Le dije a Steve que, aunque vendiéramos todo, incluidas las sillas de la compañía, no le podíamos pagar lo que le pagaba Branson.

P.- Ese fue uno de sus grandes amigos, porque lo concocía desde los quince años. ¿Tuvo otros buenos amigos entre los artistas?.
R.- Bueno, si. Bob Marley lo fue. Era un líder. También Robert Palmer, que comprendía el sentido de una compañía de discos. Por supuesto,  Marianne Faithfull fue una gran amigo. La pude conocer cuando era uno de los seres más bellos que he conocido, a mitad de los años sesenta.

P.- ¿No llegó a ser su amante?.
R.- No, no es cierto. Le ayudé en un momento puntal en su vida, pero eso fue todo. Es una persona muy inteligente. Ahora, un buen amigo mío es Tricky. Pienso que posee un don natural como Marley.

P.- ¿Cómo llegó a fichar a Bob Marley?.
R.- Por pura fustración. Acababa de perder a Jimmy Cliff. Bob Marley apareció de repente, porque daba una gira con los Wailers. No sé lo que pasó ,pero se tenían que ir a Dinamarca a una serie de conciertos y el caso es que no lo hicieron. Así que llamé a Bob  y le ofrecí cuatro mil libras esterlinas para que grabara su primer disco con nosotros. Me impresionó su inteligencia natural. Pronto llegamos a un acuerdo.

P.- ¿Y como fichó a U2?.
R.- Ese no es mi acierto. Rob Partridge, mi feje de promoción, me avisó de que había un grupo irlandés formidable que se llamaba U2 y que iban a actuar en Londres. Fuí a verlos. Era julio de 1980 y me encantaron. Y les fiché. Así de fácil. Luego supe que casi todas las compañías ya los habían rechazado.

P:- En los años sesenta y setena era productor de muchos discos de su propia compañía. ¿De cual está ahora más satisfecho?.
R.- Pues, sin duda, de “Exodus” de Bob Marley. Me involucré mucho en ese disco. Creo que le dí algunas buenas idas a Bob .. El me las aceptó, aunque enseguida parecían que eran suyas. Era un lider nato, increíble. Creo que el album es una una pequeña obra maestra desde mi punto de vista.

P:- ¿Nunca se le presentó la posibilidad de fichar a un artista español?.
R.- Hubo una vez que estaba muy interesado en Paco de Lucía. No sé lo que pasó, pero creo que su compañía internacional no permitió ni siquiera que pudiera hablar con él sobre un contrato. Me hubiera gustado.
Cuando le pregunto finalmente si en este comienzo de siglo hubiera sido capaz de hacer Island Records se le enciende la pasión y me contesta.”Que pena que tenga ahora 72 años, porque con Internet hubiera hecho algo todavía más grande”. Y Blackwell lo dice desde su “shangri-la” jamaicano.