LA ENTREGA DE LA MEDALLA A DYLAN

En ningún momento sonrió Dylan. Incluso Obama tuvo que animarlo a que fuera el estrado con un «C´mon, Bob».

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.