En ningún momento sonrió Dylan. Incluso Obama tuvo que animarlo a que fuera el estrado con un “C´mon, Bob”.