THE MONKEES Y SU ENÉSIMO REGRESO

El pasado 29 de febrero falleció la cara más visible del grupo, , pero el famoso grupo de los años sesenta se niega a morir.

Micky Dolenz, Peter Tork y Michael Nesmith han anunciado una gira de los Monkees de 12 conciertos por USA, que dará comienzo el próximo mes de noviembre. Será el primer tour del grupo desde 1997.

Para la ocasión, aparte de sus habituales músicos de apoyo en directo, han incorporado a Chris Nesmith, el hijo de Michael. Es extraño que el más reacio de todos históricamente a cualquier tipo de reunión, acabe reforzando al grupo con su retoño.

El grupo ha comunicado que, para estos conciertos, van a tocar los éxitos imprescindibles de su repertorio y una selección de canciones más “oscuras” de sus elepés. Por supuesto, van a incorporar en su directo un homenaje a Jones.

Michael no toca con sus compañeros desde la citada reunión de 1997, que acabó de mala manera. Ha explicado las razones de su cambio de opinión:

“Siento que es el principio del fin para mí aquí. O más precisamente, como dijo Churchill, el fin del principio”.

“Los Monkees fueron parte de mi juventud. Como la mayoría de las cosas del pasado, se desvanece y renace en relación con las actividades de ahora mismo… Estar junto a los viejos amigos y conocidos puede ser muy estimulante y divertido, incluso inspirador para mí. Hemos hecho un buen trabajo juntos”.

Michael Nesmith, también ha anunciado que está escribiendo “una especie de memorias”, y que dará en octubre cuatro conciertos en solitario en Londres.

A mitad de los 60’s, los creadores de buscaban caras bonitas, no músicos, para la serie de TV. Aunque parezca mentira en ese famoso casting, fueron rechazados Stephen Stills (luego en ), Bryan McLean (después en ) y Danny Hutton (más tarde en Three Dog Night). Y se ha dicho que se presentaron también Harry Nilsson, y hasta Charles Manson – imposible, estaba en ese momento en prisión-.

La cosa cuajó musicalmente, porque tenían a su disposición a los mejores productores, músicos y compositores americanos del momento. Si bien después, Nesmith se reveló como un magnífico compositor.

Es curioso que un grupo que empezó en un antinatural casting, y que al principio sus miembros no tocaban ni los instrumentos en sus discos (y apenas en directo), pueda acabar convirtiéndose en un grupo “familiar”.