Estaba cantado que el video de Monster tenía que ser catalogado de “explícto”. Es una forma más de utilizar la sexualidad de Rihanna, aunque sea el “puro” rapero Eminem.