La gran tajada es para Beyonce una vez más. Eminem presume orgulloso.