Iba para médico pero a Emeli Sande le pudo su pasión por la música. Su versión de ‘Every Tear Is A Waterfall' ha impresionado a sus propios creadores, Coldplay, les ha dejado boquiabiertos. La cantante escocesa interpretó la canción junto a su single ‘Heaven' en acústico para una Biz Session. Ha escrito una canción en el último disco de Susan Boyle y admira a Lauryn Hill y a Amy Winehouse, pero sobre todo le gusta Joni Mitchell.