ze-shoes

El último capricho de ha sido comprarse una serie de estos zapatos en Las Vegas. La factura superaba los doce mil euros.