Portada del album del año 2009 para PLASTICOS Y DECIBELIOS

Como todos los años, se aproximan las fechas para elegir las veinte canciones del año y los veintesáalbumes del año. Por supuesto, como cada año, PLASTICOS Y DECIBELIOS los dará a conocer a partir del 15 de Diciembre.

Pero dada la gran participación de los lectores de esta página, cada vez más masiva, nos gustaría saber cuales son vuestras opiniones, por donde van vuestras preferencias.

Así que este año, también daremos a conocer los diez álbumes del año, según los lectores de PyD.

Aquellos que acierten cuales serán los tres primeros álbumes , elegidos por JULIAN RUIZ como álbumes del año, tendreís derecho a tener una copia del mejor album del año. Habrá cinco copias para sortear.

Creo que es una buena convocatoria para que también nuestros diarios y fieles seguidores den a conocer sus gustos. Y ya vereis que no es tan fácil de elegir. Se dan muchas circunstancias y, a veces, los gustos personales se imponen agitadamente.

Espero vuestas listas de los diez álbumes del año.

Abajo, un recuerdo a los que fueron los diez álbumes del año 2009:

10 – FLORENCE AND THE MACHINE – LUNGS
Extraordinario debut. De mayor éxito que Gary Go, pero ha contado con la complicidad de la crítica británica, que se apresuró a darle un premio especial Brit.  Naturalmente, de esta opera-prima me quedo con el trabajo excepcional de James Ford, el magnífico productor. Drumming song es la mejor canción. Lo que no me gusta ya tanto son los temas de la violencia y la muerte, temas comunes en muchas canciones de Florencia. Si prefiero su arrogancia en las melodías. A veces, modernas, sentidas, con arreglos nada comunes o predecibles.

9 – THE TEMPER TRAP – CONDITIONS
El debut de este grupo de Melbourne no ha podido ser más permeable a toda Europa. Hasta tal punto que el grupo australiano se ha refugiado y vive en Londres. Lo que más me gusta de Temper Trap es su arrogancia en las canciones. No pueden evitar tener influencias de U2, pero son las mejores. La vitalidad del líder Dougy Mandagi es lo que sobresale en el estilo del grupo. Su voz y su forma de componer. Una línea de rock, de pop, vieja heredera de  sus compatriotas, los fenomenales Midnight Oil. El veterano productor Jim Abbiss sabía que las forma de representar este tipo de música era precisamente el efecto de las viejas técnicas analógicas. Se notan  bastante . por ejemplo, en la forma de grabar la batería y las guitarras.

8 – THE BLACK EYED PEAS – “THE E.N.D”
Ningún critico que quiera ser “diferente” reconocerá que la última obra de este genio llamado Will i. am. Es una obra maestra de pop y r´n´b moderno, interesante, inflamable. No es nada fácil hacer  joyas como I gotta feelingMeet me Halfway, pero tienen tanto éxito, que resulta chocante calibrarlas como lo mejor del año. Es un complejo fatuo y estúpido de muchos. Cuando he hablado con Jimmy Iovine, el productor y actual director en Island, siempre me dijo que Will es una especie de soberbio captador de imágenes sonoras, con una facilidad nada habitual. Luego está Fergie, que es francamente fabulosa como cantante. El otro día, cuando la ví cantarGimme Shelter con Mick Jagger y Bono y U2  me quedé francamente impresionado. El  grupo de Will es el mejor grupo negro, de largo.
7 – MOBY – WAIT FOR ME
Sabía Moby que este álbum debía ser diferente, muy diferente por muchas circunstancias. Para empezar ya no estaba bajo techo de Daniel Miller y de una multinacional como EMI. A pecho descubierto, Moby ha hecho el mejor álbum desde los tiempos de Play. Incluso con canciones más forzadas con su “voz”, que con los “samplings” de soul, de blues, como antaño. A Moby  le cuesta cantarlas. Pero es un álbum que escuchas y escuchas y no te cansas nunca. Es como el pop clásico de la electrónica. Imprescindible. La aportación de Ken Thomas de Sigur Ros, en parte de la música y el realizador de las mezclas, me parece francamente sorprendente. Escuchalo,  por favor.

6 – PREFAB SPROUT – “LET´S CHANGE THE WORLD WITH MUSIC”
Hace dieciseis años, Paddy Mac Alloon, que quería ser el Burt Bacharach del siglo XXI, tenía una sensibilidad muy distante a los tiempos que corrían. Sony quería éxitos y Paddy hacía, simplemente, grandes canciones, como lo demuestra el hecho de oir este álbum, tantos años después, casi considerado como una maqueta. Un álbum personal, con una letras un tanto simples o, por lo menos, discutibles, pero que las melodías o la facilidad de meterse en el álbum del interlocutor, es lo que percute en este álbum, absolutamente necesario para este año. Gracias por creer en la música o como dice él mismo, en el retiro de su temprana senectud, “dejemos que el mundo cambie con la música”. Utópico, pero más que bello.

5 – CHRIS CORNELL – SCREAM
Cuando Cornell ha defendido este álbum,vapuleado por todos los retógrados y reaccionarios de la música, se ha referido a él como un álbum concepto, un elemento de psicodelia moderna como era The dark side of the Moon de Pink Floyd o la teoría de la evolución musical de A night of the opera de los Queen. Pero para entenderlo tienes que escuchar bastante música o técnica. Es posible que sea un álbum para técnicos, para productores. Pero desde ese punto de vista, no puedo expresar con justicia cuanto disfruto. Me parece una absoluta obra maestra del rock–dance-electronica moderna. Si hubiera tenido un poco de éxito comercial, sería indiscutiblemente mi favorito. Hecho tan sólo en seis semanas con Timbaland, cuando este tenía el toque del “cielo” es una maravilla de melodías, ritmos únicos, diferentes, una psicodelia nueva, excepcional. Me deja exausto porque cada vez que lo oigo siempre descubro algo bueno, algo diferente. Pero, amigo, hay que escucharlo sin prejuicios y sin anteponer la idea que era el cantante de un grupo de rock duro. Eso es mucho para el público en general.

4 – ARCTIC MONKEYS – HUMBUG
Nadie sabe como le llega la “luz divina” a Alex Turner, pero es el líder moderno con mejor futuro. El ha sido quien quería crecer desde el punto de vista de un grupo de rock y trabajar con esa máquina de la guitarra que es Josh Homme, el líder de Queens of the Stone Age y, ahora, en el supergrupo Them Crooked Vultures. Con él, Jamie Cook ha tocado las mejores guitarras de toda su vida, en sonido y profundidad. Sólo hay que escuchar Propeller. Luego, Turner ha querido seguir con la magia de James Ford. Este les conoce bien y les programa la mejor música para que la desarrollen luego en los directos. Cornerstone es lo mejor que Ford ha hecho con ellos, con mucha diferencia. ¿Qué pasa ahora que Arctic Monkeys saben más, tocan mejor y suenan mejor?. Pues, que para los estúpidos puristas eso es perder espontaneidad. En realidad, es el paso para que Arctic Monkeys se hagan grandes. Y  eso no les gusta a los frikis de los héroes sin éxito.

3 – WILCO – THE ALBUM
Siempre diré que es el álbum que más veces puedo escuchar sin cansarme, aunque no me sorprenda p orque en él, efectivamente, no hay grandes sorpresas, arreglos extraños o sentimientos de que Jeff Tweedy quiera investigar como le ocurrió más adelante al mismísimo Roger McGuinn, uno de sus grandes iconos. Hay algo en esa playa maravillosa, donde se rodó la película El piano y donde Neil Finn tiene su estudio en las afueras de Auckland, la más grande capital de Nueva Zelanda. Parece que las armonías de Lennon, los instrumentos como el mellotron se desarrollan con una intensidad y una belleza maravillosas, con la sóla presencia espiritual del que fue líder de Crowded House. Luego, hay ese duo entre Jeff y Feist , en una extraordinaria canción como You and I. Gran álbum, hermoso álbum.

2 – EMPIRE OF THE SUN – WALKING ON A DREAM
Es posible que la sónica y la temática de este álbum hayan tenido un génesis con el sonido electrónico de un grupo imprescindible en el tecno australiano como es Sneaky Sound System o incluso en origen de las ideas de las canciones Jonathan Sloan, pero la voz mágica de Luke, con este falsete mágico y la electro-acústica de Nick Littlemore convierten a esta opera-prima en un álbum soberbio, increíble, maravilloso. Me resulta terriblemente curioso y gracioso, que la batería programada sea la vieja Linn de comienzos de los años ochenta, la batería electrónica de Billie Jean. Sorprende la grabación de esas acústicas tan sorprendentemente sencillas. Pero todo,  el compendio general tiene una fuerza sobrenatural. Sobre todo, en las canciones estrella, las que han salido como singles. Sin embargo, luego escuchas la melodía y la ternura de Without you y te quedas perplejo. En fín, un gran descubrimiento para la nueva década. Ahora habrá que solventar los problemas entre Luke y Nick ,porque en estos momentos no se llevan muy bien.

NUMERO UNO – ALBUM DEL AÑO
1 – MR. HUDSON – STRAIGHT NO CHASER
Es posible que me haya quedado atrapado por los sonidos del álbum de Kanye West, que precisamente fue el álbum del año pasado. A West es posible que le supere su soberbia, su complejo de “yo soy el mejor” –que es verdad-, pero tiene tanta facilidad para descubrir o proyectar el talento que Brandon Flowers me aseguraba que Kanye no es un genio, es un extraterrestre. ¿Un galáctico como Ronaldo?. Bueno, de momento sabe prolongar su talento con un blanco como Mr. Hudson , del que dice que es el mejor cantante del mundo. Mejor que un negro. Pero Mister Hundson es encima un extraordinario compositor. Esa mezcla de composición, sónica increíble, super revolucionaria de West y la voz de Ben Hudson proyectan esta absoluta obra maravillosa. El mejor álbum de soul de un cantante blanco. Todos los temas tienen un coeficiente de inteligencia musical, que empalidecen otros productos. Como sucedía con el álbum de West, este álbum del año es como si escucharas el pasado, el presente y el futuro de la música. Apasiona, sorprende, enamora. Gracias por todo ello.

Abajo, la excelente Everything is broken de Mr. Hudson