Vivendi, una poderosa empresa francesa, con un  conglomerado de negocios, que incluye la limpieza de aguas  fecales  y que es la empresa matriz de la casa discográfica más grande del mundo, Music Group,  ha anunciado  durante su revisión financiera semestral que planea vender hasta la mitad del capital social de su  grupo de sellos.

De momento, no ha dicho a quien va a vender la mitad de la compañía, pero está claro que Vivandi ya no cree en la música.Universal es la compañía dueña de  varias etiquetas espectaculares , incluyendo Capitol Music Group y su emblemática torre de Los Ángeles, el sello clásico Deutsche Grammophon y el pop power Republic Republic Records.

En un comunicado, Vivendi escribe que planea una venta “de hasta el 50 por ciento del capital accionario de UMG a uno o más socios estratégicos”. Vivendi escribe que espera que el proceso comience este otoño y “podría completarse dentro de los próximos 18 meses”.

Es asqueroso como los viejos capitalistas que tanto se han aprovechado de la música,  escapan como ratas  de un barco llamado MUSICA, para mayor gloria de su mezquindad. 

Google, Apple y demás nuevos ricos de la red están posicionado para comerse el pastel.