EL ROMANTICISMO DE JACK WHITE

jack-white-stripes-karen-elson-henry-leeJack White ha estado actuando en Londres -su mejor publico- para salvar la malas ventas de su último invento The Dead Weather. Incluso vendiendo vinilos, en una tienda ambulante, de su nuevo sello Third Man, que tiene como residencia habitual en Nashville.

Los que tuvieron suerte incluso les firmó ejemplares del grupo, mientras aseguraba a unos cuantos críticos: «Deberíamos fomentar la cultura de tiendas de música, como en los viejos tiempos. Eran reuniones sociales».

Seguramente lo decía por el relativo éxito de tiendas como Amoeba. Pero este pasado verano estuve en la central, donde nació Amoeba, en San Francisco y casi no había nadie. Es cierto que luego estuve en la Amoeba de Los Angeles, que es infinitamente más grande y si parece que tiene mejor éxito.

Pero es un cultura muerta, mal que nos pese. Nadie ni el romanticismo de White puede batir la instantaneidad, la maravilla de poder comprar música en línea, en Internet. Es imbatible.

Lo malo es que no se paga. Realmente, el porcentaje de los clientes que pagan es infimo. La sociedad Democ ha medido que la música maneja la cifra de unos dos mil millones de euros en piratería musical al año. China se lleva la palma. Seguro que España no estará muy lejos.

[ad#adsense-250×250]Sí que le doy la razón cuando White proclama la gravedad de la crisis mudial de la música -no de creatividad, sino económica-. El llega a decir que es la muerte, la muerte para todos los nuevos grupos que quieran estar en la pomada en el inmediato futuro. «Sólo tienen que escuchar la multitud de talento que se pierde, porque no se conoce».

Y denuncia que son las «viejas glorias» las que apoyan a la desesperada las descargas o la ilegalidad a través de la p2p.

Jack White llegó a decir: «La muerte de la gente que como yo quiera seguir vendiendo vinilos o música en una tienda, tiene sus días contados».

Pero también la muerte para las cuatro únicas grandes multinacionales que quedan en el panorama: Universal, Sony, Warner Music y Emi Music. Los días están contados.

Abajo, el último single de The Dead Weather.
[ad#tradedoubler-468×60]

También podría gustarte
5 Comentarios
  1. Javier dice

    En mi opinión, son precisamente las virtudes que se atribuyen en el artículo a la compra por Internet lo que me desagrada. La instantaneidad, y con ella la eficiencia y otras muchas características de la sociedad capitalista actual, no me parecen necesariamente virtudes. ¿Soy el único que piensa que desplazarse a buscar un disco a una tienda tiene encanto? ¿El único que cree que conocer nuevas tiendas, por ejemplo cuando se viaja, tiene algo de mágico? Más aún: incluso buscar un disco en las tiendas y NO encontrarlo tiene encanto, pues cuando finalmente das con él se ha convertido en un objeto incluso más valioso. Eso no puede conseguirse con la celeridad y la instantaneidad de Internet. No me extraña que en una sociedad tan mediocre como ésta los discos, y quizá también los libros, objetos ambos por los que uno puede sentir cariño y pasión, estén de más. Pero en fin, vayamos a comprar un móvil o a beber un whisky, que seguro que esas tiendas no desaparecerán nunca.

  2. Ernesto dice

    Hombre, yo he comprado bastantes discos (hace dos días compre el ultimo de Jem por ejemplo) y creo que la industria tiene que encontrar el camino para salvarse.

    Dicen que no salen nuevos talentos por la piratería, pero ahí están amy macdonald, amy whitehouse, black eye pears y muchos otros. Quizás no sean los mejores del mundo pero sin duda están ahí. Venden (quizás no para una casa en Miami) y hacen conciertos. Así que, aunque hay mucha piratería hay gente que sigue adelante. Quizás algunos deberían dejar de llorar y seguir trabajando como hacemos todos cada mañana. Y la industria debe ofrecer medios a sus artistas para seguir adelante. Es más difícil, pero hubo tiempos peores para la lírica ¿no estas de acuerdo
    Julian?

  3. Uncle Arthur dice

    Gracias por el video Julián (que es genial), y por el tema de debate. Según lo veo yo, sólo las tiendas que han conseguido crear una clientela leal a través de la especialización y del trato personal sobreviven por el momento. Las grandes superficies salvo la fnac están en vía de desaparición.

    En todo caso y tal como lo veo, hay 3 factores que deben ser resueltos pronto para que el negocio continúe siendo económicamente viable y para que la calidad artística se mantenga a un buen nivel. El primero es respecto al formato: cual sera el formato del futuro? blueray? El que sea debe ser capaz de mejorar la calidad del formato cd/dvd actual y de proporcionar un máximo de calidad para el estado actual de desarrollo tecnológico.

    El segundo factor es el canal de distribución: desde luego aquí las compañías tienen todas las de perder ya que internet reduce los intermediarios y los costes de forma significativa. Y mira, me alegro de que se vayan al carajo. Nos hemos perdido desde 1992 un milagro como el último de Prefab Sprout por culpa de la decisión de una de estas grandes compañías. Es inaceptable que un grupo de cenutrios funcionales se permitan secuestrar el legado artísitico de uno de los más grandes artistas del siglo XX (y XXI). Es por ello que los artistas deben utilizar más y más un canal de distribución directo con sus clientes.

    El tercero y último es la prohibición de descargas gratuitas por internet. Este va a tener que ser un asunto que se negocie en el marco de la OMC, me temo. Los países desde los cuales operen servidores que alberguen websites que ofrecen música gratuita para descarga, deberán ser puestos en una lista negra y ser consecuentemente penalizados. Me parece esencial para salvaguardar el negocio porque no me imagino muchos compositores comprometidos con la calidad en el futuro si saben que sus obras circulan libremente por el planeta sin la contrapartida económica que todo derecho de propiedad intelectual debe tener.

  4. Antonio dice

    Completamente de acuerdo con Javier. Por no hablar de la calidad de sonido. Escuchar un cd o vinilo en un buen equipo de música no tiene nada que ver con escucharlo en un ordenador.

    No tiene ningún sentido que los artistas trabajen para mejorar su sonido con nuevas herramientas cuando su obra va a ser consumida en un mp3.

    El problema creo que está en que, independientemente del poder de internet, la industria tiene miedo a seguir apostando por formatos físicos pero al mismo tiempo ve como a un enemigo a las descargas porque sabe que el valor añadido se pierde y la cultura de internet es partidaria de no pagar por la información.

    Paradójicamente, tenemos más herramientas que nunca para disfrutar de la música: los formatos físicos (en los que hoy en día puedes conseguir cds a precio de saldo) y la imediatez de internet (descargas, youtube, myspace, páginas web, blog como este). La industria debería aprovechar este momento para relanzar la música.

  5. tdwrlz dice

    aguante the dead weather y los vinilos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.