Imagen relacionada

Este sábado tuvo lugar la gala 2018 del Rock and Roll Hall of Fame en el Public Auditorium de Cleveland. Los electos este año eran Bon Jovi, Nina Simone, The Cars, The Moody Blues y Dire Straits con Sister Rosetta Tharpe, elegida como “influencia temprana del salón”.

Bon Jovi se reunieron para la ocasión y fueron presentados por Howard Stern. Lauryn Hill, Andra Day y The Roots rindieron homenaje a la legendaria Nina Simone, fallecida en 2003. Su hermano Sam Waymon aceptó el premio en su nombre y Mary J. Blige recordó a la “high priestess of soul” en un discurso introductorio.

Los Dire Straits tuvieron su noche negra, mal representados, solos, casi desvalidos. The Cars hicieron en el escenario algunos de sus clásicos (“You Might Think”, “Just What I Needed”, “My Best Friend's Girl”). Los presentó Brandon Flowers. Moody Blues fueron presentados por Ann Wilson de Heart e hicieron un set de éxitos que cerraron con la eterna “Nights in White Satin”.

Pero la gran novedad en la ceremonia trigésimo tercera del Salón de la Fama del Rock and Roll ha sido empezar a ingresar también canciones, singles.

Presentada por “Little Steven” Van Zandt de la E. Street Band, la nueva categoría es en sus palabras “un reconocimiento de la excelencia de los singles que dieron forma al rock ‘n' roll, una especie de jukebox del rock ‘n' roll, discos de artistas que no están en el salón, lo que no quiere decir que no lo puedan estar más adelante. Simplemente no están en el Rock Hall en este momento”.

Resultado de imagen de little steven presents rock hall of fame 2018

Los primeros en ser incluidos en la nueva categoría han sido: “Rocket 88” de Jackie Breston and his Delta Cats (1951), “Rumble” de Link Wray and his Ray Men (1958), “The Twist” de Chubby Checker (1960), “Louie Louie” de The Kingsmen (1963), “A Whiter Shade Of Pale” de Procol Harum (1967) y “Born To Be Wild” de Steppenwolf (1968).

Resultado de imagen de procol harum a whiter

Van Zandt agregó al presentar la nueva categoría:

“Todos sabemos que la historia de la música se puede cambiar con una sola canción, un solo disco. En tres minutos, de repente, entramos en una nueva dirección, un movimiento, un estilo, una experiencia. Esa canción de tres minutos puede dar como resultado una revelación personal, una epifanía que cambia nuestras vidas”.

Seis maravillosas canciones como piedra fundacional de la “rockola” del Hall.