Este es el tma menos pasional que he escuchado nunca de Florence Welhs, pero no está nada mal. Incluso se agradece esta balada en su carrera.