han declarado en una nueva entrevista su principal propósito como banda para 2016, que no es otro que concluir su séptimo álbum, la continuación de “Mechanical Bull” de 2013.

El batería de la banda Nathan Followill (que ha dicho que su propósito personal para el año que comienza es simplemente adelgazar) le ha asegurado a Associated Press que el disco ya está en marcha.

“Ya hemos comenzado la preproducción del próximo disco en nuestro estudio, pero lo más importante en el calendario para 2016 es conseguir terminar el disco. Y a continuación toda la máquina de la prensa y la promoción del nuevo trabajo”.

Y su hermano, Caleb Followill, añade que les encanta esas primeras fases del proceso de hacer un disco, a pesar de la presión:

“Obviamente hay una gran cantidad de trabajo puesto ahí, y puede ser estresante a veces, pero estamos todos de buen rollo, nos estamos divirtiendo con ello y estamos todos muy contentos de hacer algo nuevo”.

Aunque en un principio, según ellos mismos comentaron el pasado mes de junio, el disco se iba a grabar en su natal Nashville, ahora barajan la posibilidad de hacerlo en Los Angeles, según Caleb en busca de nueva inspiración. En realidad sería volver a sus orígenes porque registraron sus dos primeros álbumes en la ciudad californiana.

Un Caleb cuyo propósito para 2016 es “disfrutar un poco más con lo que estamos haciendo” y “intentar ser mejor”.

En verano se dijo que lo podían grabar en un estudio cercano al suyo propio en Nashville, un estudio con más solera, construido en 1841.

Nathan manifestó sobre esta posibilidad:

“El tipo que vivía allí era en realidad el ingeniero de Dolly Parton… Es un lugar realmente genial y creo que podemos hacer algo bueno allí. Y ¿sabes? si vamos allí y suena como una mierda, sólo tenemos que ir al otro lado de la calle”.