El obispo que ofició el funeral de Aretha Franklin ha sido reprendido duramente, por como tocó a  a Ariana Grande por cómo la tocó en el escenario